TRAMO #04: Santiago-Mendoza

 – CÓMO LLEGUÉ: Bus AndesMar (12,000 pesos chilenos)
– CUÁNTO TIEMPO: 8 horas
– DÓNDE ME QUEDÉ: Itaka Hostel (40 pesos) + Mendoza Inn (38 pesos)
– CUÁNTOS NOCHES ME QUEDÉ: 6
– LUGARES ATRACTIVOS EN LA CIUDAD: Parque General San Martín, Cerro de la Gloria, Plaza Independencia.
– LUGARES ATRACTIVOS CERCANOS: Maipú, Parque Provincial Aconcagua, Puente del Inca, Reserva Natural Villavicencio.
– QUÉ PROBAR: Vino Malbec mendocino.

(Abril, 2009) A mitad de camino hacia Mendoza y en medio de un acogedor sueño tuvo que ocurrir el inevitable e ineludible control migratorio de la frontera Argentina-Chile, nunca tan oportuno a las 3 de la mañana, que fue superado sin mediar problema serio en unos cuantos minutos por el total de pasajeros. Continuamos con el viaje nocturno hasta que aproximadamente a las 7 de la mañana llegamos a la estación de buses mendocina, de donde todos salimos con sueño con destino a la cuadra 4 de la avenida Villanueva en donde en mi corta estancia anterior en la ciudad note que habían unos cuantos hostels cercanos entre sí. Llegamos hasta allá en un par de taxis y con suerte después de preguntar en un primero pudimos encontrar una habitación disponible con 6 camas libres en un segundo. El Itaka Hostel que aparentaba ser nuevo tenía un interesante restaurante-bar en la parte frontal de la casona y nos cobraban P/. 40 por noche en cama de cuarto compartido. A pesar que habíamos llegado temprano y que normalmente los check in son más tarde, nos dieron las sabanas y toallas además de ofrecernos un desayuno que devoramos con rapidez antes de ir a descansar una siesta matutina para reponer fuerzas después de haber dormido mal en los asientos del bus. Para las horas de la tarde, ya todos despiertos  y bien alimentados nos fuimos a jugar un partido de fulbito, previamente pactado con el equipo del recepcionista, a una cancha un poco lejana en la zona de Godoy Cruz. Luego de un arduo, duro y muy disputado juego, salimos victoriosos con categoría y ya de vuelta aseados en nuestro hospedaje nos dispusimos que celebrarlo en el bar. El día siguiente empezó cerca del mediodía para nosotros y aguardaba la actividad más entretenida que hasta ese momento había podido realizar desde que empecé el trayecto: el wineries & bike. Estando ya seguros que en el lugar nos esperaban bicicletas confirmadas para cada uno de nosotros 5, seguimos las direcciones que nos dieron para llegar hasta Maipú: esperar en el cruce de las calles Garibaldi y Rioja por cualquiera de los buses 711, 712 ó 713 que nos llevaría hasta la comisaría de Coquimbito, en unos 40 minutos, donde debíamos bajar para tener en frente el local de Mr. Hugo. Después de una breve explicación sobre las bodegas cercanas, sus horarios de atención, sus sistemas de cobro y abonar los P/. 30 correspondientes a cada bicicleta partimos a pedalear. Nuestro recorrido empezó en la Bodega La Rural y continuo por Bodega Trapiche, Viña El Cerno (donde almorzamos una parrilla), Bodega Tempus Alba y finalmente una chocolatería donde nos dieron bombones y licor dulce por el pago de P/. 10 cada uno. A nuestra salida del lugar, ya caída la oscura noche, nos esperaban dos policías motorizados para escoltarnos unas cuantas cuadras hasta la casa de Mr. Hugo a devolver las bicicletas. Fue a unos escasos 30 metros del lugar que una pirueta innecesaria me hizo terminar en el suelo un poco golpeado, pero fui curado apenas llegando a la casa donde seguimos con unas últimas copas de vino antes de tomar el bus de vuelta a la ciudad de Mendoza. Para este tour recomiendo ir en grupo y no pagar por las degustaciones, sale mucho más económico y rendidor comprar las botellas que sean necesarias para cubrir el equivalente (por lo general entre 1 ó 2 para un grupo de 5 personas), aunque no es obligatorio hacerlo, al final resulta un trayecto más prolongado y definitivamente entretenido.

Al día siguiente la mayoría de nosotros estaba cansado y resaqueado, en mi caso golpeado y un poco enfermo de gripe, por lo que fue un día tranquilo sin actividad. Por la noche dejé todo listo para despertarme temprano al día siguiente a realizar un tour, me despedí de los muchachos que seguirían otro rumbo y a la cama. Viernes a las 6 y media de la mañana me desperté y después de hacer el pago de lo que debía hice el check out y me mude con mis cosas al hostel del costado; el Mendoza Inn donde tenía ya una reserva y tendría que pagar P/. 38 por noche con el descuento de la tarjeta HI. El motivo para mudarme fue que en este nuevo lugar se notaba mejor ambiente que mi casi vacio hostel y considerando que mis compañeros de viaje irlandeses se marchaban, era momento de cambiarse a un lugar con más movimiento de gente mochilera. Luego de dejar mis mochilas en el locker room, me senté a esperar con dos chicos más el bus de la cadena de hostels Campo Base que finalmente nos recogió casi a las 8 de la mañana para emprender el rumbo hacia la Reserva Villavicencio. En el trayecto pasamos primero por el viejo hotel (abandonado), seguimos por el mirador al Aconcagua, luego las antiguas minas jesuitas y finalmente llegamos a Uspallata donde pudimos comprar alimentos y bebidas para el resto del recorrido. Tras la breve parada continuamos con destino a los más importantes puntos del tour; el Puente del Inca y el Parque Provincial Aconcagua (con corta caminada incluida) para seguir con un ligero almuerzo en el hostel de Penitentes. Desde allí se emprendió el retorno directo y sin detención  a Mendoza pasando por el nacimiento del Río Mendoza, el Valle de los Muertos y algunos viñedos cercanos a la ciudad. El pago por este recorrido fue de P/. 170 por unas 12 horas de duración total, en lo que considero un gasto que absolutamente valió la pena por los ricos paisajes que ofrecían la Cordillera de los Andes, la Cordillera Frontal y la pre-cordillera.

Los siguientes días los pase conociendo la ciudad y sus atractivos más importantes; una rápida visita al famoso e inmenso Parque General San Martín, el domingo por la tarde, que infortunadamente coincidió con un juego de futbol del equipo local en el Estadio Malvinas Argentinas el cual se encuentra en el interior del parque. Era tanta la cantidad de gente que preferí retirarme e ir con dirección al centro de información para solicitar un mapa y volver al día siguiente con la intención de poder recorrerlo más tranquilo. Mi caminata prosiguió hacia cada una de las 5 plazas céntricas importantes de la ciudad; Plaza Italia, Plaza España, atravesé peatonal Sarmiento hasta Plaza San Martín, Plaza Chile y finalmente la más destacada y grande de todas la Plaza Independencia. El lunes temprano por la mañana después de hacer el check out regrese al Parque General San Martín e hice un recorrido extenso de 12 kilómetros que me tomo aproximadamente 4 horas; todo empezó por la entrada principal y una caminada recta de 5 kilómetros por Avenida Libertador pasando frente al Parque Aborigen, El Zoo para llegar al destacado Cerro de la Gloria donde pude descansar un rato mientras disfrutaba de una privilegiada vista de la ciudad. Continué caminando en bajada por el lado opuesto del que subí con dirección al Estadio Malvinas Argentinas, el que para mi suerte estaba abierto (no dude en entrar a darme una vuelta y conocerlo) y finalmente antes de retirarme pase por la laguna de regatas y la Fuente de los Continentes. Volví hacia el hostel, previa parada para almorzar, a recoger mis mochilas y dirigirme a la estación de buses a tomar mi siguiente bus con destino a San Juan.

Mendoza tiene mucho para ofrecer al viajero, no solo una ciudad verde con varias plazas y parques resulta interesante sino sobre todo las zonas rurales que la rodean con sus inigualables paisajes naturales que además son perfectos para la realización de deportes de aventura como el andinismo, el rafting en el Río Mendoza o durante el invierno el esquí y snowboard en Las Leñas o en Penitentes. Cabañas familiares y zonas de camping abundan en territorio mendocino. Por último y no menos importantes es destacable la cantidad de viñedos y bodegas en los alrededores de la ciudad que pueden ser visitados en una amplia cantidad de tours vitivinícolas. Sin lugar a dudas el más divertido para la gran mayoría de mochileros es el que se realiza en Maipú valiéndose de las bicicletas que alquilan en la zona. Además, la vida nocturna de la ciudad tambien es interesante, sobre todo por la exclusiva zona de la Avenida Villanueva. Por sus riquezas naturales Mendoza es y será uno de los principales destinos turísticos de la Argentina y vale mucho la pena conocerla si uno está en el país.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s